Oración a la Santa Muerte para dominar

Si necesitas dominar a un hombre o a una persona y no lo has logrado aún, dedica una fervorosa Oración a la Santa Muerte y lo verás caer rendido a tus pies, con el cuerpo y con el alma!

1. Para dominar al ser amado

plegarias a la santa muerte para dominar a un hombre

Loada Santa Muerte… Poderosa y Leal, te invoco nuevamente, pues tu Gracia necesito…una vez más! Tú puedes ayudarme a lograr este deseo imperioso, de tener al hombre que amo… en mi poder total!

Oh, Sagrada Niña Blanca, en este rezo bendito quiero pedirte que (menciona el nombre de quien quieres dominar) para que pueda controlar sus actos y sus pensamientos yo pueda leer! Me carcome la ansiedad por subyugarlo… y someterlo a mi pleno poder!

Magnífica eres, oh, Santa que esta gracia me harás, (explica el motivo de tu pedido) porque tú sabes que yo lo amo tanto… y mal no le haría … jamás! Necesito que esté siempre a mi diestra, por motivos que te hube explicado, oh, Santa Niña Blanca, te suplico, que me des tu Fuerza!

Santa Muerte Blanca, gloriosa en tu Altar, a ti me remito con este lamento y con este anhelo que quiero alcanzar! Tú eres mi rosario, contigo podré dominar al hombre que por siempre amé! oh, Santa de las Muertes, Niña Inmaculada! En esta plegaria eres mi sostén!

Concédeme tu Gloria, empápame de fe… Nada me conmueve si no estoy con él!… Quiero que su mente se una a la mía, y demos un rumbo a esta osadía, de estar más unidos… y ser yo su guía! Oh, Niña, Santa Muerte Loada, dame tu confianza… dame tu Poder!

Te prometo Santa (ahora ofrece tu promesa) si esto se cumple… Si tú me bendices con tu Omnipotencia y con tu Clemencia… oh, Santa piadosa, escucha este ruego de llanto y de rosas, y úneme a él, en cuerpo y en alma…

Quiero ese dominio para mantenerlo, por siempre a mis plantas… someter su fuerza a mi voluntad!… Conquistar su credo y sus pensamientos, para hacerlos míos!… Santa Muerte eterna, Loada y Perfecta… la más Venerada, en la Eternidad!

Amén

2. Para dominar a mi esposo

Te invoco, Gloriosa Santa Muerte, que todo lo puedes, desde donde yace tu imagen sacrosanta, para quienes vienen a pedirte ayuda… así como yo! Vengo a suplicarte, Madre de los Muertos, que me des tu anuencia para dominar…

A mi amado esposo… porque es mi hombre y no lo comparto, y su vida misma quiero avasallar! Quiero apoderarme de sus pensamientos de (di el nombre de tu esposo), y sus actitudes quiero controlar…

Con tu complacencia seré muy dichosa, porque así, en mis brazos, por siempre estará! Oh, Muerte Milagrosa, Niña Blanca amada, no me dejes rezando en vano en esta jornada… dame tu permiso, para ver su alma!

Tu Fuerza grandiosa podrá con su mente, dame a mí el dominio de ser su gran dueña… No dejes pasar esta sed de amarlo, hasta el fin del mundo… Tú puedes, mi Niña…tú puedes brindarme ese gran poder!… Venerada y Justa… quiero en ti creer!

Con esta Oración quiero, Muerte Noble, dejarte mi promesa de (expresa lo que le ofreces a cambio de tu petición). Nada habrá más mío, que mi hombre, Santa, cuando tú me brindes tan magno placer!

Te dejo plegarias rodeadas de fe… el corazón me estalla al pensar en él!… Dame tu confianza, bríndame el poder de ti, Inmaculada Niña Santa, con tu blanco manto… y tu Alado Ser!

No quiero que nadie lo piense, que nadie lo mire, ni que lo codicie!... Él es todo mío, Sagrada Señora!… No me martirices… bendíceme ahora y seré por Siempre, tu más fiel devota!

Dame ya el permiso para hacerlo mío… de alma, de cuerpo… espíritu y más!… Que someta su mente al dominio mío y que nadie se atreva, sus ojos mirar… Sus pupilas plasman belleza y bondad… y me pertenecen, mi Señora Muerte, Gloria de tu Altar!

Así Sea

Recomendaciones para rezar:

  • Antes de rezar a la Santa Muerte, adorna un Altar con una imagen de la Santa y enciende tres velas blancas como ofrenda hacia ella.
  • Coloca, rodeando su imagen o estatuilla, cinco rosas rojas.
  • Rocía el Altar con lociones de aromas suaves, pero a la vez intensos, derivados de flores exquisitas.
  • Repite esta ofrenda durante tres días consecutivos.

Deja un comentario