Oración a la Santa Muerte Blanca

Cuando estés en una situación compleja, piensa que puedes remediarlo con una Oración, concéntrate y pídele una gracia a la Santa Muerte Blanca. Ella sanará tu espíritu y te dará fuerzas para salir adelante.

1. Oración a la Niña Blanca para recuperar la paz

oraciones efectivas poderosas y milagrosas a la santa niña muerte blanca

Alguien con maldad ha echado veneno sobre mis sentidos, oh, amada Niña de las inclemencias, te imploro… te ruego… me des tu mano poderosa, para conciliar con las fuerzas que debo tener!… Me han desmoronado, me han dejado hueca…no sé qué es alegría… ni sé que es vivir! Oh, Santa Muerte Blanca… quítame el sufrir!

Adorada Niña Blanca, suprema y bondadosa conmigo… Necesito me guíes por el mejor camino y no desoigas mis súplicas, en este día desolado, para mí! He llegado a tu Altar con la plegaria más sentida, para pedirte me ayudes a encontrar la paz. Oh, Santa que escuchas mis ruegos… no me dejes sin tu gracia, tú me puedes ayudar!

Tú puedes poner en mi alma armonía y darme esa calma que yo necesito… Tú eres bondadosa con los fieles que te siguen, con vehemencia y con confianza… con el fragor de una plegaria… con deseos de clemencia…oh, Santa de la Muerte Blanca… dame tu voto… dame la paz en mi alma!

Mis problemas se agravan al paso de los días, oh, Santísima venerada! Dame solución para estas crisis que avasallan mi sentir… no puedo más, soportar tanta impotencia… Genera en mi persona, la energía que ansío para pelear contra los seres malignos, y contra tanta injusticia… oh, tú puedes, Niña Blanca!

Así Será

2. Súplica para pedir protección

He venido a verte, Madre Santa de la Muerte Blanca… con los ojos mojados por lágrimas que ruedan sin cesar! Magnánima eres por tus Milagros y bendiciones, eres la más Santa, Justa y dadivosa… oh, Muerte Blanca, eres cual ofrenda etérea y Luminosa! Tengo aquí mi petición desesperada… dame tu Gracia poderosa!

Mi adorada Niña Santa, que dominas al más cruel, déspota y dañino… que puedes contra todo y contra lo imposible… todo puedes, desde ese Altar donde tu imagen yace, con blancas vestiduras y dones tan loables! Mi rezo es para ti… mágica y espléndida beata de la Muerte Blanca! Escúchame al rezar… Confío en ti…oh, Santa!

Necesito protejas a mis hijos de las tempestades que azotan al mundo de los terrenales!… Encamínalos por los senderos que tú misma alumbrarás para guiarlos… Ellos son el móvil que me tiene alerta y con la energía y voluntad enhiesta, para rescatarlos de tantos siniestros, que nos da el destino… sin poder saberlo!

Mi oración se nutre con la fe imponente de tu Imagen Blanca, aquí… en este Altar! Cargado de fieles que vienen a verte con súplicas plenas de lamentos vanos… Pero tu Milagro hará renacer esperanzas muertas detrás de este rezo, que yo sé, mi Santa…que con tu clemencia, podrás renovar!

Amén

3. Plegaria para un amor sin futuro

Desanimada, con pocas fuerzas, te invoco hoy Niña Blanca de la Muerte Santa… He pensado si pedirte este favor!… No correspondida soy a un amor que se me ha hundido en el costado más hiriente… del propio corazón! Hoy recurro a tus poderes magnos, porque mi alma no cesa… de llorar un dolor!

Deseo con el alma y amo a ese hombre, desde que lo viera por primera vez, sentado en un banco de una plaza antigua, donde sólo florecen yuyos y un ciprés!…Vivo por sus ojos y por la ternura con que me ha mirado, esa triste tarde, donde ha comenzado mi cruel impotencia… no me corresponde ese etéreo amor! Saca las espinas que se me han clavado muy cerca del alma… por favor!

Quizás lo soñé… y no fue real… lo cierto , mi Niña tan Blanca y tan Pura, que desde ese día… no ha parado mi alma de llorar su mal! Te pido, adorada… tú que todo puedes, afloja el dolor que siento en mi alma y aquí en mi latir!… Bendice el costado donde se ha clavado su ignota presencia… y déjalo ir!

Quiero ese Consuelo para mi tristeza… quiero tu clemencia, Niña Santa y Blanca!… Piedad… por favor! Con mis manos temblando y muy entrelazadas, la cabeza erguida y alzada mirada, te dejo esta tarde, mi simple oración!…Oh, Niña muy Blanca… concédeme pronto… tu gran Bendición!

Así Sea

Deja un comentario