Oración a la Santa Muerte blanca para el amor

Si un romance está dando vueltas por tu vida, pero no se decide a quedarse contigo, busca la solución en estas oraciones a la Santa Muerte Blanca para el amor. Reza como te indico a continuación, y te aseguro que atraerás el amor a tu vida.

1. Plegaria para enamorarme

oracion a la santa muerte blanca para el amor

Mi divina y Comprensiva Santa Muerte Blanca! Poderosa y Cariñosa con tus fieles, ya no encuentro la manera de decirte que eres para mí, el mejor de los consuelos!

Oh, Loada, llego a ti, con la fe y esperanza, que podrás ayudarme a no claudicar! Hay chicos que me miran y me dirigen miradas cautivantes, pero no se deciden a quererme hablar!

Oh, Santa Niña Blanca, si tú pudieras… hay un hombre que me tiene subyugada y no se acerca a mi persona, sólo atina a mirarme con audacia, pero ni mi nombre sabe, oh, Santita, tú puedes ayudarme!

Temblando estoy en este rezo, Madre Muerte de túnica blanca! Debo animarme a vencer la timidez y de frente mirarlo y hablarle, también! Te imploro, que (di el nombre de tu enamorado) se decida de una vez!

Sólo escúchame, Santa Inmaculada! Venerada y Bondadosa, tú deseas el bien de tus fieles, y el Milagro espero con tu Bendición, quiero enamorarlo, como yo lo estoy!

Si supieras… no duermo tranquila, la ansiedad se apodera de mí, oh, Loada y Querida! Lo veo en mis sueños, en las turbulencias de cada rutina, lo siento en mi pecho y sé que es mentira!

Tú puedes cumplirme con tu cortesía, el anhelo latente, de querer amarlo, él es quien me aporta toda mi energía, con solo tenerlo en mi pensamiento! Él es quien yo amo! Quiero enamorarlo!

Oh, Santísima Muerte, Blanca es tu alma y grande tu Poder! Nada es imposible para tus Milagros y para mi deseo! Te retribuiré, oh, Santa, con esta promesa, (dile tu ofrenda)

Y que en esos Cielos donde tú te encuentras, ubiques la forma de darme tu Gloria, Infinita y fuerte, como este Altar, donde tú recibes de cada creyente, las súplicas vivas de su soledad!

Amén

2. Súplica para amar

A tu Altar, he llegado con sueños en los labios, con mi voz quebrada y los ojos mojados! Oh, Amada y Noble Santa, que tienes tan puro el blanco inmaculado de tu vestimenta, cual tienes el Alma!

Escucha mi ruego, soy tu servidor! Te entrego mi credo a cambio de todo, pero el más imprescindible, hoy se llama Amor! ¿Oyes los latidos de mi corazón?

Todos mis amores han sido de a ratos! Nunca en la vida nadie se jugó, por tenerme entera, en alma y en cuerpo! Si tú lo supieras, cómo siento hoy, que nadie lo hiciera!

Oh, Divina Santa, Suprema en tu Gracia! Te imploro esta tarde, con lágrimas densas y gran emoción! Ayúdame ahora, te suplico Niña, bendíceme entera, con tu corazón! (pídele tu deseo).

Que la luz del alma me toque las manos, que alguien me ame, que sueñe conmigo, que sea su suerte y el caro designio en su vida misma! Y que esté conmigo, para protegerme y amar mi delirio!

Mi promesa, Santísima Muerte, la voy a decir en secreto, para tus oídos y tu Omnipotencia, (coméntale tu ofrenda). Yo sé que mi ruego ha de conciliar y con tu extrema Gracia, Suprema y Perfecta, me habrás de ayudar!

Así Sea

Recomendaciones:

  • Alza un altar con un mantel de color claro.
  • Enciende una vela blanca y una roja y ubica en el medio de las dos velas la imagen de la Niña Blanca.
  • En una hoja blanca, con un lapicero rojo, escribe tu petición a la Niña.
  • A continuación, reza la Oración seleccionada y cuando la vela se extinga sola, deja el altar en condiciones.

Deja un comentario